GRIMM: CUANDO LOS CUENTOS DE HADAS SON CIERTOS…

 

Llevo un tiempo queriendo hacer una reseña de la primera temporada de la serie Grimm que empecé a ver por televisión en el canal Cuatro hará cosa de un par de meses, pero que en seguida busqué por internet y terminé de ver por mi cuenta saltándome el lento proceso semanal de dos capítulos por semana. Obviamente al hacer esto hacer una reseña de la primera temporada completa era un problema para quien estuviese siguiendo la serie por televisión, pero ahora, que ya ha terminado la temporada incluso por esta vía me siento en perfecta libertad para hacer la reseña. Aun con todo aviso para los lectores de que hago SPOILER sobre la primera temporada sin avisar; puesto que ya ha terminado en televisión y ya están con la segunda temporada no considero necesario ir con pies de plomo.
Esta serie ha sido para mi uno de los grandes descubrimientos de este año. Sin ser una serie con gran cantidad de acción o de misterios si que convina todo lo necesario para hacer de ella uno de los entretenimientos de la temporada: fantasía, misterio, crimen y drama. Es una mezcla entre Sobrenatural y Fringe, más cerca de la primera que de la segunda. Os lo cuento con calma.

Inspector Burthard y su compañero Hank
Para los que ya la habéis visto, como para los que no, la historia gira en torno al detective de homicidios de Portland Nick Burthardt (David Giuntoli) y de como él solo quiere vivir una vida tranquila con su pareja Juliette y en su trabajo, pero como el destino le ha elegido para seguir con la tarea que toda su familia ha ido realizando: defender a la humanidad de las criaturas fantásticas que los Hermanos Grimm plasmaron y describieron en sus famosos y mágicos cuentos y que están viviendo en el mundo real. Así resulta que Nick es un denominado Grimm, capaz de ver a las criaturas de los cuentos que se han infiltrado en la sociedad normal a través de su apariencia humana. Su capacidad de ver a estos seres le va a poner en unos cuantos compromisos tanto en su vida sentimental como en su vida laboral cuando todo su mundo se empiece a transformar y pueda ver a esas criaturas que se esconden en el interior de las personas que habitan Portland, los llamados Wesen.
Para ir sobreviviendo a esa nueva vida contará con la ayuda de la caravana de su tía Marie, la cual va a verle debido a que se está muriendo, para revelarle lo que él es  realmente y lo que ha sido ella y su familia. Pero mientras está intentando explicárselo les ataca una de las criaturas con intención de matarla, pues al igual que los grimms son cazadores de estos seres  hay algunos de ellos que son especialistas en matar grimms, los llamados aniquiladores. La tía de Nick acaba en el hospital donde seguirán intentando terminar con su vida, pero antes de que lo consigan ella logrará dejar su mensaje y su legado: todo lo que Nick necesitará para enfrentarse a lo que se le viene encima se encuentra en la caravana que le deja, donde estarán los libros llenos de información sobre los diferentes tipos de criaturas, así como todas las armas que le permitirán enfrentarse a ellas. 
Así es como empieza la serie, todo ello entremezclado con el primer caso que tiene como Grimm y policía a la vez: el asesinato de una chica y posterior secuestro de una niña, ambas desaparecidas en el bosque y que iban vestidas con una chaqueta con capucha roja. Así se nos presenta al primer Wesen: un Blutbad o lobo feroz de los cuentos. Es en este caso donde Nick conocerá a Monroe (Silas Weir Mitchell) cuando, al verle transformarse en lobo, dará por sentado que es el culpable de la desaparición de la niña, pero no lo es ya que un blutbad reformado que ya no caza ni mata. Sin embargo le ayuda a encontrar al culpable y a partir de ahí, debido a la inexperiencia de Nick irá consultándole cada caso que tenga para que le ayude. Lo que al principio es una ayuda algo obligada pronto se convierte en una amistad y colaboración en equipo que ayudará a Nick con su trabajo. Sin ninguna duda es este personaje el que le da el toque gracioso y divertido a la serie. Es el que más mola, usando una expresión vulgar, y sin él la serie no sería para nada lo mismo, es el mejor.

 

Si es cierto que aunque no es una serie que apunte a la comedia si se asume que tenga toques humorísticos el papel del lobo vegetariano, que posee un humor simplón y simpático, será aceptado sin problemas, ya que rápidamente se puede ver que es uno de los puntos fuertes de la serie.
A lo largo de los capítulos vemos que la constante lucha entre el bien y el mal se repite. El miedo que todos los Wesen, en especial los más inofensivos, tienen al inspector al ver que es un Grimm se manifiesta desde el primer momento, por lo que nos da una idea de que realmente un Grimm es un cazador que mata indiscriminadamente a las criaturas no humanas que se va encontrando. Pero Nick demostrará que él es diferente, convirtiéndose en amigo de un Blutbad y de toda aquella criatura que no tenga malicia ni cometa ningún acto malvado contra seres humanos o wesen de inferior posición. Con inferior posición me refiero en la cadena alimenticia o de mando ya que al ser distintas criaturas tienen todo un reinado que dirigen ellas, donde, como en toda sociedad, están los fuertes y los débiles.
Quizás el hecho de que Nick sea policía le hace diferente por el hecho de que se ha formado respetando el bien y atrapando el mal. He ahí su diferencia.
Monroe y Nick
En este mundo de fantasía los crímenes a los que el inspector Burkhardt tendrá que enfrentarse son muy enigmáticos la mayoría de las veces, teniendo que usar su poder de Grimm para resolverlos. Sin ser una trama especialmente complicada Nick se verá obligado a cumplir con lo que le depara su destino sin dejar de lado su trabajo como agente de la ley, así como su vida sentimental, que se verá constantemente amenazada debido a la cantidad de secretos y enemigos que surgen para la pareja.
Como veréis la serie pinta bastante bien, y ciertamente engancha. En cada capítulo van a pareciendo nuevos personajes mientras se va desarrollando la trama principal, que es, básicamente, la puesta en practica de las nuevas habilidades del Grimm. Para los amantes de la literatura fantástica es una serie muy adecuada, pues irán conociendo nuevos seres con cada capitulo además de que estos serán adornados con un extracto del cuento en el que está basado y de donde se han sacado  la idea. Para los que conozcan los cuentos con este extracto que ponen al inicio del capítulo, una frase del cuento, podrán saber de qué va a ir la historia.
Otros tipos de Wesen
Si que es cierto que aunque el lenguaje se puede plantear como una vorágine debido a las nuevas palabras que el mundo de los Wesen van a suponer, en seguida el espectador se hace a ellas, sonando estas incluso realistas. Debido a la gran cantidad de nuevos datos así como de acontecimientos se forma una gran historia que se ha de contar en poco tiempo. Esto sería un problema si la serie estuviese mal llevada, pero no es así para nada, sino al contrario: la serie va ganando según avanza la trama pues en cuanto se acepta lo que se está planteando todo tiene mucha lógica y no se dejan cabos sueltos. Además, puesto que esta serie está dirigida en especial a un público que le guste la ciencia ficción y la fantasía esta planteada, incluso, de manera sencilla, pues como se diría en un dicho popular en peores plazas hemos toreado las mentes abiertas a las que nos gusta la ciencia ficción y los mundos de fantasía.
Lo que yo destacaría quizás como peor es que, según avanza la serie la trama va algo lenta. En eso se asemeja a Fringe, en que en medio de casa caso nuevo hay algo de la trama central, pero solo un detalle. También está el hecho de que se aprecia claramente que algunos capítulos son simple y llanamente de puro relleno, lo que en algunos capítulos se hace lento y pesado, aburriendo. Pero eso puede ocurrir en cuatro o cinco capítulos de los 23 que componen la primera temporada.
El recuerdo de Sobrenatural viene por la misma rama: cada capítulo es un caso distinto, una nueva muestra de ese nuevo mundo, pero con unos seres que tiran hacia las leyendas populares con las que hemos crecido.
Maquillando al lobo feroz
De otros post que he leído también se ha destacado como negativo el mal uso de los efectos especiales, remarcando su bajísima calidad, pero yo sinceramente los considero adecuados y no me parece que hagan deslucir la trama, pues es una mezcla entre ordenador y maquillaje para que los personajes puedan mostrar su otra cara de criatura fantástica. No es nada del otro mundo pero la caracterización no es mala y si es cierto que cuando se transforman a veces queda algo brusco, por lo general, el resultado es muy bueno, es más, de lo primero que uno habla es de como esos pequeños efectos especiales le dan su toque de magia y misterio a la serie.
Respecto a la temporada completa o a los personajes destacar, a parte de los ya mencionados, el papel de Hank Griffin, el compañero de Nick, interpretado por Russel Hornsby, que tendrá que lidiar con más de un problema que su compañero trae consigo, aun sin saber a lo que se está enfrentando. También destaca Julliete, la novia de Nick, interpretada por Bitsie Tulloch, que hace un papel de mujer dulce y comprensiva que se verá metida en la vida de un Grimm con todas sus consecuencias sin saber, al igual que Hank, lo que está pasando en la vida de su compañero, está vez sentimental. Julliete se verá metida en algunos problemas de Nick, llegando incluso a ser secuestrada y, en el último capítulo envenenada por Adalind, una Hexembiest o bruja, que se dedica a lo largo de la temporada a complicarle la vida a Nick. A pesar de todo sigue a su lado, pero en todo momento intenta que Nick le cuente qué es lo que está pasando en su mundo, desde que murió su tía, para que haya tanto secretismo.
Otro personaje destacable es el capitán Renard interpretado por Sasha Roiz, el jefe de policía a quien los detectives Nick y Hank reportan los casos. Este personaje es ambiguo pues desde el principio de la serie, al terminar el primer capítulo, se ve que él está al tanto del mundo sobrenatural siendo parte de él pero sin mostrar su verdadero rostro y consciente de lo que es Nick. Su complice en todo momento será Adalind Schade, la Hexembiest y a través de ella llevará a cabo sus dobles intenciones que pasan prácticamente desapercibidas debido al carácter del capitán que en todo momento se muestra inteligente y coherente, poniéndose incluso del lado de Nick sin que él lo sepa, defendiéndole de los aniquiladores; aunque obviamente con otro propósito que aun no sabemos ni se ha desvelado.
Lo cierto es que la temporada entera transcurre a un ritmo más o menos normal (exceptuando esos capítulos de relleno), pero en el último capitulo se conjuga todo para dejarlo con un final que da lugar a muchas puertas abiertas. El más importante es la aparición del nuevo personaje que va a marcar la segunda temporada y que se descubre al final del último capítulo, que es la madre de Nick, a quien se la daba por muerta en un asesinato cuando él era pequeño. También tendremos que ver qué pasa con el envenenamiento de Julliete, que como se ve en la última escena está embrujada y como cita la frase del comienzo del capítulo: “La niña no morirá, dormirá cien años y un príncipe la despertará”. También esperamos descubrir qué tipo de Wesen es el capitán Renard, que todavía no ha mostrado su rostro.
Imagen para el último capítulo de la Primera Temporada
El veredicto final por tanto es que Grimm es una serie entretenida, que se disfruta pasando el rato. No destaca por una gran interpretación, todo es correcto, al igual que la parte técnica. Es lo bastante buena para que guste y no canse, pero tampoco es muy remarcable como serie de gran calidad, aunque no por ello deja de ser buena. Sin tener un profundo argumento, sin embargo,  consigue enganchar, tiene algo que te hace querer ver el siguiente capítulo y que te introduce en ese nuevo mundo de criaturas de cuento.
Lo cierto es que este tipo de series son frecuentes porque ofrecen la posibilidad al ser humano de escapar hacia mundos de fantasía donde el mundo real y el de las leyendas se entremezcla haciendo que abandonemos la realidad que nos rodea; por eso son historias que siempre triunfan, porque nos permiten imaginar. En este caso además se ha recurrido a los cuentos más populares que hay: los de los hermanos Grimm, cuentos e historias que todos conocemos desde que somos pequeños. Todo ello entremezclado con esa dualidad entre el bien y el mal que tanto nos gustan hacen de Grimm una serie de éxito. Desde luego la recomiendo y ya tengo ganas de que empiece la segunda temporada.
Lo cierto es que es una vuelta a los cuentos de hadas, tratados como si fuesen ciertos, y a lo que ocurre cuando convivimos en ellos. Como en toda serie el bien va ganando pequeñas batallas aunque el mal se mantenga de fondo, pero esas victorias son las importantes, por eso, cuando empecé a ver Grimm no puede evitar acordarme de una de mis citas favoritas, de Chesterton que dice así:
“Los cuentos de hadas son bien ciertos, pero no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que podemos vencerlos”
Ilustración de Fantasía de Pui Mun Law

* Todas las imágenes de este post han sido obtenidas de las fuentes de imágenes de Internet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s