EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO

“Todo hombre sabio teme tres cosas: la tormenta en el mar, la noche sin luna y la ira de un hombre amable”

Como un amigo que se despide diciendo “hasta la vista“, me despedí de Kvothe hasta su próxima aventura cerrando el libro de El temor de un hombre sabio y, al igual que os hice la reseña de El nombre del viento, no podía dejar de hablaros de su continuación.
¿Mi opinión? Que es magnifico, genial, incomparable… que continua con el ritmo de la historia de una manera trepidante, que te mantiene sin descanso leyendo una página tras otra, descubriendo en cada una de ellas los diferentes caminos que se irán formando ante él y que nuestro héroe tendrá que ir escogiendo para seguir avanzando.

Imagen de Patrick Rothfuss
Al igual que en El nombre del viento la historia comienza con un silencio triple, comienza de nuevo en esa pequeña taberna donde un simple posadero llamado Kote cuenta su verdadera vida, pero no la que vive tras la barra de su establecimiento, sino la que vivió y de la que todos hablan sin conocer los verdaderos detalles que encierra.
Poco a poco volvemos a retomar esa historia del mago, del bandido, del héroe, del asesino de reyes, del trotamundos… la leyenda de quién es Kvohte, la cual se  irá esclareciendo ante nosotros.
Para los que habéis leído mi reseña sabéis que la primera parte me gustó muchísimo. Por entonces intenté guiaros y explicaros lo que ese primer libro, que se corresponde con el primer día en que Kote narra su historia, implica, y como me impactó por la narración y por la historia que su autor, Patrick Rothfuss, nos planteaba. Pues bien, ahora comienzo con el segundo día así que para los que querais seguirme os digo: poneros  los cinturones que arrancamos.
La dinámica se mantiene haciendo que las más de 1000 páginas se hagan fáciles de leer. Los personajes siguen construidos de manera maravillosa, cada vez se conocerá un poco más de aquellos que rodean al protagonista y se les irá viendo con más claridad.
Representación artística de los Chandrian
Aunque si es cierto que Rothfuss no tiende a enrollarse en los datos descriptivos, sino que tiene una forma de tratar todos los puntos de manera precisa, sin ser cargante pero tampoco dejándose detalles por el camino, hay un par de partes de este libro que se hacen un poco más lentas debido al detalle y la descripción haciendo que el narrativo disminuya a la mitad de esta segunda entrega dejando de ser tan hipnótico: debido a unos líos en la universidad Kvothe decide abandonarla temporalmente viajando a Vintas para acogerse bajo las alas del Maer, intentando buscar que sea su mecenas. Para los que lo hayáis leído ya sabréis a que parte me estoy refiriendo. Esos capítulos están bastante bien porque vamos a ver a un Kovthe actor, interpretando sus papeles a la perfección y moviéndose dentro de la corte con ligereza; sin embargo la parte de un viaje que realiza por encargo del Maer, donde se introducirán nuevos personajes que, al igual que los de la universidad, estarán perfectamente bien narrados, se hace más larga… el camino, su estancia en el Reino Fata… así  como cuando es acogido por el pueblo de Adem se abusa de una descripción a la que no estamos acostumbrados, en especial a la hora de nombrar los distintos tipos de movimientos de lucha que ni siquiera se explica en qué consisten. Se vuelve algo pesado en ese punto, aunque el viaje también ayudará a nuestro protagonista, así como al lector, a comprender a los enemigos que persigue desde su infancia: Los Chandrian.
También en este viaje volveremos a ver el nombre del viento contestar a las llamadas de Kvothe, pero esta vez de manera controlada, ayudándole en su camino… y todo gracias a su viaje, ya se lo dijo Elodin, su maestro nominador, antes de irse:
Antes los jóvenes se marchaban a tierras salvajes, incultas. Buscaban fortuna, tenían aventuras, perseguían secretos y tesoros… Pero en realidad lo que buscaban era el nombre del viento.
Las cosas han cambiado. Ahora todavía hay menos bordes que antes. El mundo es menos salvaje. Hay menos magia, más secretos, y sólo un puñado de personas que saben el nombre del viento. Debes irte. Persigue el viento. No temas los riesgos que puedan aparecer.”

Representación artística del protagonista Kvohte
El libro es excelente, en conjunto no pierde nada de su brillantez por esos pasajes donde le ritmo narrativo se vuelve más lento y ello se debe a su protagonista que nos ofrece una forma de ver la vida y de vivirla con la que nos identificamos rápidamente: quisiéramos ser como él, tener esa mente privilegiada, ese carisma que atrae, la fe que tiene en si mismo, su fuerza… su pasión en todo aquello que hace y como consigue las cosas a base de esfuerzo, porque, en el fondo, bajo toda esa máscara de actor de troupe y su mágnifica y constante escenificación hay una gran humildad; es muy inocente, a pesar de lo rápido que ha tenido que madurar, y tan impulsivo como el adolescente que en realidad es, lo que hará que se meta en más de un lío a lo largo del libro.
Desde luego al segundo no le falta nada de todo lo descubierto en el primero: aventuras, secretos, magia… pero no es solo que se nos cuente una historia de fantasía, o de peripecias, o de amistad, o de honor o de amor… no, también es el cómo se nos cuenta, es cómo la narración nos evoca y nos despierta hacia la superación personal, hacia la calidez de saber que lo que obtienes es fruto de tu propio día a día. La saga de Rothfuss te atrapa y no te deja salir, hay que leerla porque se vive como si formase parte de uno mismo, como un refugio del exterior. Ya lo dije en la reseña del primer libro de la saga: un libro es bueno cuando te envuelve como una manta y te aísla del mundo que te rodea… y las dos primeras partes lo han conseguido sin ninguna duda creando un maravilloso mundo literario al que escaparse en cualquier momento y que hacen que el mundo de fuera, el real, se desvanezca entre hojas de papel y tinta.
Estoy deseando, junto a otros tantos fans, que salga ya la tercera y última parte de la saga que sin ninguna duda será muy interesante ya que aun le queda por narrar a nuestro héroe, en un tercer día, el final de su historia y, con ella, el recorrido de los caminos que aun tiene por delante para poder resolver todos los misterios y cerrar todas las puertas que los dos días anteriores de constante narración y lectura nos han dejado.
Todos esperamos con impaciencia a que Kvothe vuelva a la acción… esperemos que no nos haga esperar demasiado.

*Todas las imágenes de este post han sido obtenidas  a partir de las fuentes de imágenes de Internet.

Anuncios

2 comentarios en “EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO

  1. Lucía Berruga Sánchez dijo:

    Hola tocaya!! Gracias por pasarte por el blog y dejar tan estupendo comentario 😀
    Yo soy fan total de estos libros, me los he leído y releído deseando que salga el tercero. Me alegra que tu también los recomiendes 🙂 porque como bien dices es completamente diferente a lo que hemos leído hasta ahora… así que nada, que mil gracias por tu recomendación y que me alegra mucho que te guste la reseña que he hecho ^^
    Bienvenida cuando quieras 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s