EL EXPOCOMIC CELEBRA EL XV SALÓN INTERNACIONAL DEL TEBEO DE MADRID

El famoso Expocomic se ha celebrado este año en el Matadero de Madrid, reduciendo el espacio de estas nuevas jornadas que, para muchos, son el acontecimiento del año.

Como todos los años por estas fechas, el pasado fin de semana se ha celebrado el Expocómic, aunque con algunos cambios en su ubicación habitual debido al, ya conocido, desastre del Madrid Arena. La revisión de medidas de seguridad del recinto habitual ha hecho que se celebrase en el Matadero de Madrid (metro Legazpi) de manera excepcional en vez de en el Pabellón de Cristal del Recinto Ferial de la Casa de Campo. Yo creo que esto es lo más significativo y lo que más se recordará de estas décimo quintas jornadas de homenaje al mundo del cómic.

 

Sin embargo, a pesar de este cambio, el resto de las cosas no han cambiado demasiado, quizás lo que más que los puestos eran más pequeños y que, por ejemplo, la parte del maquillaje corporal y la de los juegos de mesa estaba a parte, en una carpa a la izquierda del recinto principal en vez de estar todo junto como en el resto de los años.
No es que hubiese una disminución de la calidad, pero si que se ha notado que era todo más reducido, aunque claro, cuando tienes que montar todo deprisa y corriendo como ha sido el caso de los organizadores qué se puede esperar.
Quitando el factor del tamaño, y en este caso, como en muchos otros, creo que eso del “tamaño no importa” no es tan cierto como dicen, el Expocómic de este año ha estado bastante bien, con el precio de siempre situado en 5 euros el recinto se ha llenado como lo hace todos los años, formando largas colas para poder acceder a él tras comprar la entrada. Siguiendo el ritmo habitual el jueves y el viernes fueron más tranquilos, aunque ya el viernes sobre las 18:30 se empezaba a notar el aforo del personal.
Para hablaros de cómo se desarrolló el Expocómic os voy a hablar del viernes porque es un día muy tranquilo, el que yo siempre elijo para ir, ya con bastante gente pero sin excederse por lo que se puede ver todo el movimiento que genera esta feria del cómic pero con bastante comodidad.
Para los que no conozcáis ni el Expocómic contaros a grandes rasgos que lo que hay son cómics, muchos cómics, obviamente, y mucho cosplay (personas disfrazas de sus personajes favoritos), diversas ofertas, merchandising a montones en especial de series y películas de anime, camisetas frikis, juegos de cartas y de roll y comida: chucherías gigantes, chocolate y, como no, ramen… pero es mucho más.

Como diría Jack el Destripador, vamos por partes, lo primero que quiero contaros es la exposición, pues todos los años se exponen una serie de obras de algún conocido autor. En este caso las obras fueron de la famosa y ya conocida Victoria Francés  que ponía  a la luz los dibujos originales de su última obra El lamento del Océano, donde ser narra, a la vez que se va ilustrando lo que se nos cuenta, la trágica historia de amor de una sirena y un joven marinero a principios del siglo XVIII, donde él, para huir de la peste negra que se encierra en su barco, se tira al mar intentando escapar y, antes de morir ahogado, es salvado por una hermosa criatura que surge de las profundidades.
El libro se presentó en el Expocómic y se puso durante su duración a la venta de manera excepcional debido a que la salida al mercado para la venta a todos los públicos ha sido fijada en el 5 de diciembre. El hecho también de ponerlo a la venta durante la celebración del Expocómic se debió a que Victoria Francés estuvo allí en persona el fin de semana presentando su trabajo y haciendo diversas sesiones de firmas en las cuales muchos afortunados se llevaron un ejemplar dedicado y firmado del libro. Aquíos dejo también un vídeo sobre el libro, promocionado por su editorial Norma Editorial.

Otro tema a tratar, aunque ella se ha adelantado al hablar de la presencia de Victoria Francés, es que el Expocomic reúne a muchísimos autores y editores, así como dibujantes que, por un precio, te hacen un dibujo de tu personaje favorito y te lo dedican. Lo mismo pasa con los autores, por ejemplo, en el stand de Alberto Santos, el famoso editor de los libros de Star Wars, este presentaba a sus nuevos y jóvenes autores de fantasía que te dedicaban y firmaban el libro si lo comprabas. Es difícil, en general, no ir por los diferentes stands y no irte encontrando con distintos autores dibujando y firmando ejemplares a quien se lo pide.
Así por ejemplo, para regocijo de muchos nos encontramos a Niko, el creador de Cálico Electrónico (imagen de la izquierda), que vendía láminas de muy buena calidad y bastante grandes por un euro, así como chapas y otros productos de merchandising a buen precio y, lo mejor, era que te firmaba y dedicaba las láminas. Todo esto hace que, a pesar de que muchos de los que vamos a estas ferias no tengamos mucho dinero, merezca la pena hacer el esfuerzo porque siempre te puedes llevar una grata sorpresa y un detalle inesperado que te alegre la semana, como es el hablar personalmente o hacerte una foto con uno de los creadores de alguna de tus series animadas o ilustradas favoritas.
Además de todo esto hay una zona reservada a charlas donde, por ejemplo, el viernes estuvo hablando Alberto Santos junto con otro conjunto de editores a un pequeño público. También ahí tendrán lugar los diferentes concursos de disfraces donde la gente, ante el público y un jurado, mostrará sus distintos cosplays y donde también se harán juegos de karaokes, entre otros.
También se pueden encontrar stands de alimentación, como son la de las gigantes chucherías que siempre se venden en estas celebraciones. Aunque si duda lo que más capta la atención es el stand de fuentes de chocolate, donde por dos euros te dan un bizcocho bañado en cualquiera de las tres fuentes que tienen: chocolate negro, con leche y blanco. Aunque este año la pequeña en vez de ser de chocolate blanco era de un color verdoso por lo que no sabría decir muy bien de qué sabor era… quizás fuese de chocolate con menta. Desde luego es uno de eso stands para dejar perderse a uno mismo en el pecado capital de la gula e inflarse a bizcocho bañado en chocolate caliente.

Respecto a los cosplay hay de todo pero, en general, se aprecia el cuidado que han puesto aquellos que van disfrazados en su atuendo. El viernes, demostrando que, efectivamente, el Expocómic y el cosplay es para todas las generaciones y que disfrazarse de tu héroe no tiene edad, apareció un grupo algo variopinto e incluso pintoresco pero muy majetes, disfrazados de los personajes de Batman en su mayor parte, aunque también estaba el disfraz de The Punisher y de Capitana América. La verdad es que es divertido ir por los pasillos del Expocómic e irte encontrando a personajes de ficción mirando cómics, actuando o posando para la cámara. Es toda una experiencia que yo recomiendo al 100%.

Por último, pero no por ello menos importante, y en gran relación con los cosplays hablaros de la sesión de maquillaje completamente gratuita que lleva a cabo Daju, un profesional en este campo, especializado en caracterizar a la gente que se pone en sus manos de aquello que le pidan. Lo más visto en el Expocómic son las heridas hechas con maquillaje en la cara o en el cuerpo, aunque también hay maquillaje para los que necesitan pintarse la cara para completar  su cosplay. Para cualquiera de las dos este artista del gore tiene en su stand todo lo que necesita para llevarlo a cabo y convertir el Expocómic en una horda de zombis vivientes; pero no os preocupéis que por muy reales que parezcan solo son un trabajo bien hecho, bajo el maquillaje la piel está intacta. No es de extrañar, por tanto, que si vas a su stand haya una enorme cola de gente en la que tienes que esperar para que te maquille.
Todo estos es el Expocómic, su esencia, lo que yo he intentado reflejaros en este medio reportaje, medio crónica; pero aun así sigue siendo mucho más que lo que yo os he contado porque, o os pasáis y le echáis un vistazo por vuestra cuenta, por vosotros mismos, y os sentís parte del meollo junto con un montón de gente más, o nunca sabréis lo que es esta Feria del Cómic que este pasado domingo cerró sus puertas hasta el año que viene, dejando tras de si muy buenos momentos que, los que hemos estado, hemos compartido entre sus stands.

* Todas las imágenes de este post han sido tomadas por Lucía Berruga Sánchez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s