AHORA ME VES: EL ARTE DE UNIR EN LA GRAN PANTALLA LOS GÉNEROS DE MAGIA, ROBO Y ACCIÓN

Acérquense, porque cuanto más cerca estén, más fácil será engañarles”, así es como se nos presenta el tráiler y película de este entretenido thriller dirigido por Louis Leterrier que combina la magia y los atracos con ciertas, aunque moderadas, dosis de acción.
Desde que vi el trailler quise ir a ver esta película a la gran pantalla a pesar de que sabía que visualmente tampoco iba a ser la séptima maravilla, pero me atraía mucho y quería verla para daros mi opinión porque se daba un aire a las notables películas de Plan Oculto y El Ilusionista, donde nada es lo que parece de comienzo a fin de la película. Ahora me ves es una combinación de estas películas: historias ambientadas en el fascinante mundo de la magia a los que se les añade el mundo del robo. Un indicio de ello es la portada que os presento aquí a la izquierda, bastante semejante a la caratula que presentó Ocean´s Eleven cuando inició su, por llamarlo de alguna forma, trilogía con la cual puso de moda el estilo fílmico de los robos sofisticados. 

 
Lo cierto es que no me decepcionó, me dio lo que esperaba de ella, ni más ni menos. Se trata de una película que, como bien indica su cartel y puesta en escena, trata de engañar al ojo que la ve, porque “los mejores trucos son los que nunca ves venir”. El film, que va tomando fuerza poco a poco mediante una presentación individual de los cuatro magos que se unirán bajo el nombre de “Los cuatro jinetes” formando un grupo de ilusionistas que, con sus diferentes cualidades, realizarán una serie de espectáculos basados en el robo de bancos con los que fascinarán al público y crearán grandes quebraderos de cabeza en la policía que los investiga. Lo principal, sin embargo, es que de las cantidades robadas no se quedan ni un céntimo y las reparten entre su público, a lo Robin Hood. El motivo de tal acto es que Los cuatro jinetes,  el engreído Michael Atlas (Jesse Eisenberg), el cómico mentalista Merritt (Woody Harrelson), la escapista Henley (Isla Fisher) y un carterista que usa la magia para sus estafas llamado Jack (David Franco), han sido “contratados” por una sociedad secreta conocida como “El Ojo” que se dedica a usar la magia con fines sociales positivos como redistribuir el dinero.  



Además los cuatro magos tendrán un mecenas: el financiero del grupo Tressler (Michael Caine) con el que, bajo su protección, realizarán sus impresionantes espectáculos con el constante seguimiento (desde su primer robo) del FBI y del famoso ex mago, ahora convertida en estrella televisiva, Thaddeus Bradley (el gran Morgan Freeman) que se dedica a descubrir a los magos desvelando sus trucos para desacreditarlos delante del público. Los detectives que persiguen a estos escurridizos magos son el oficial del FBI Dylan Hobbs (Mark Ruffalo) y la agente francesa de la Interpol Alma Dray (Mélanie Laurent) los cuales se verán frustrados una y otra vez en sus intentos de atrapar a los ladrones ante los trucos ilusionistas que llevan a cabo y con los que disfrazan sus actividades delictivas.
Como se puede apreciar a simple vista y para quien le guste el cine la historia es interesante y el reparto de lo mejorcito. El guion de Edward Ricourt, y Boaz Yakin construyen un escenario de lo más atrayente y sugestivo para el espectador donde el cuarteto protagonista se desarrolla de forma que une a las actuaciones de los mismos el fin de la crítica social hacia las injusticias y problemas económicos. Lo cierto es que las escenas no dejan indiferentes ya que, con un ritmo bastante trepidante y entretenido, se nos va contando y desvelando los secretos de esta trama que, además, tiene toques de comedia y drama sin obviar la evidente intriga que toda la historia ha de llevar consigo por el tema que se trae entre manos.
El espléndido reparto hace que las interpretaciones sean buenas, por no añadir el muy, y dejan entrever un buen trabajo de equipo tras la gran pantalla. No se desdeña a ningún personaje, todos tienen su papel, lo cual me parece importante ya que a veces hay personajes a los que se les puede sacar mucho brillo pero se les deja en la sombra haciendo que su interpretación no luzca como debería. No es el caso, desde luego.

A  pesar de que las críticas han sido bastante duras con esta película debido a los giros de guion y a que a pesar de plantearse interesante se dice que el desenlace es bastante decepcionante y que puede resultar incoherente para el espectador, para mí no ha sido así en ningún momento; sí que es cierto que me hubiese gustado que le dedicasen más atención a lo de la Asociación secreta de El Ojo, de la cual no explican mucho, y ello hace que el final pierda un poco de sentido, pero aun con ello a mi pareja y a mí nos gustó. Es entretenida y los trucos están bastante bien explicados (si es cierto que no todos) pero la mayoría te los cuentan y se entienden sin problemas, los personajes son cercanos y te animan a seguir la trama a partir de la historia de cada uno de ellos que, poco a poco, se va juntando para concretar la gran trama final.
Quizás también me hubiera gustado que se hubiesen resaltado más cada una de las aptitudes de los magos, dándoles más uso ya que,

exceptuando al mentalista cuyas artes si son usadas a lo largo de la película, el resto juegan un papel común en el que se pierden un poco sus actuaciones individuales que si se muestran al principio. Sin embargo se basa todo en un gran trabajo de equipo donde los cuatro juntos mantienen el interés del público a lo largo del film y entre trucos de magia, persecuciones policiales y esos giros que, tan decepcionantes y confusos para muchos, conforman la película a mi me mantuvieron pendiente de la pantalla intentando no perderme ni una sola secuencia.

Muy interesante, recomendable para un público amplio y con grandes dosis de ingenio es como guion, personajes e historia se desarrollan en “Ahora me ves…”. Yo la recomiendo para pasar un buen rato entretenido y luego tener algo de lo que charlar con los acompañantes. Ideal para esta época del año y cercana por la situación económica que tantos estamos viviendo. Sin olvidar que seguimos en el mundo de la ficción y la magia, se le permite sus idas y venidas por el mundo de la imaginación y se disfruta de lo que ofrece porque, como dice el gran Morgan Freeman, ¿A quién no le gusta un buen truco?

*Todas las imágenes de este post han sido obtenidas de las fuentes de imágenes de Internet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s