"FUENTEOVEJUNA" LLEGA MÁS ACTUAL Y ATREVIDA GRACIAS A LA JOVEN COMPAÑÍA

La Joven Compañía presenta un proyecto en el Teatro Conde Duque que pretende recomponer el tejido cultural juvenil y acercar el teatro a los jóvenes; con esta idea y una veintena de jóvenes entre 18 y 23 años guiados por profesionales del teatro nacional se compuso Fuenteovejuna, el clásico de Lope de Vega, mucho más renovado y actual en el que la historia original y el verso se mantienen: el pueblo, harto de los abusos a los que se ve sometido, lucha para poner fin a los desmanes del opresor rebelándose contra él y dándole muerte.
El proyecto Teatro Joven se estrenó en Madrid el pasado 14 de noviembre y terminará este sábado 30 pero para todos los que lo hemos asistido a su representación perdurará el recuerdo de un buen trabajo y una mejor interpretación. Esta adaptación de una de las obras clásicas del Siglo de Oro hecha por Mar Zubieta y Francisco Rojas, considerada además una de las más significativas de la amplia carrera de Lope, es la primera de un proyecto que viene pisando fuerte y que desarrollará un intenso programa de funciones, talleres y actividades pedagógicas con colegios e institutos. Gracias a la colaboración entre el Conde Duque y la Asociación Jóvenes del Teatro se nos presenta una representación hecha por y para jóvenes, enfocada a levantar conciencias sobre la sociedad actual tanto a nivel político (por el tema de la obra) como a nivel intelectual y cultural ya que busca luchar contra la desafección de los más jóvenes hacia el teatro.

 

Antes de empezar el director, José Luis Arellano, presenta la obra y las intenciones que ha puesto en el proyecto: demostrar que “un país que sitúa a sus juventud de espaldas a la cultura no tiene futuro”, con ello se nos da paso a la representación y la lucha contra la injusticia y los abusos del poder comienza. La historia original, reducida a una hora, pretende guiar al espectador por los sucesos de una sociedad marcada por la tiranía donde el amor y la fe en el cambio será lo único que acompañe a los protagonistas durante el proceso. La acción transcurre en tiempos de los Reyes Católicos pero la estética es completamente diferente a la de esta época, montando todo el escenario en torno a una mesa de metal y dos o tres sillas, sin embargo la simplicidad en la decoración no es más que otro de los puntos fuertes de la obra, donde se puede comprobar cómo con poco se puede conseguir mucho.

Desde luego el espectador no se aburre, atento al verso en todo momento para no perderse, seguirá el torrente de acontecimientos que van ocurriendo sobre el escenario, a veces demasiado dinámico ya que en una hora se ha resumido la obra entera y todo el argumento, lo que hace que no haya bajadas en la tensión interpretativa ni que vaya en aumento como suele ocurrir, por lo que la acción escénica mantiene al público pendiente de todo lo que ocurre sobre el escenario.

Los actores realizan un extraordinario papel, no bajando la guardia ante ese ritmo trepidante que tienen que llevar en todo momento, con mucha emotividad y un gran interiorización de la actuación que sorprende por su juventud. Sin duda el hecho de que el grupo de actores sea tan joven y que estén en proceso de formación le da un valor añadido a este proyecto; las interpretaciones son magnificas, muy metidas en el papel y con mucha fuerza, dando lugar a una obra atrevida, fresca, excesivamente tensa a veces que puede sobresaltar al espectador. Ciertamente no me pareció dirigida a un público a partir de 12 años, pues a veces es muy violenta y choca un poco y más para un público tan joven.
Pero quitando esas escenas más violentas que restallan en el escenario y se tornan un poco desagradables (como toda situación de injusticia y abuso) la obra es impresionante, muy bien adaptada y creada para no aburrir ni cansar al espectador, bastante fácil de seguir a pesar de ser en verso (porque sin el verso habría dejado de ser una obra de Lope) y con un elenco de actores magníficos que sin duda llegarán lejos pues su entrega y aptitud hacia el teatro es innegable.
Muy apropiada para los tiempos que corren y con un claro mensaje “Pobre del pueblo que no se cuida“, Fuenteovejuna de La Joven Compañía trae al escenario sin trajes de época y con mobiliario actual una representación de la situación social que vivimos pero trasladada a las historias de Lope de Vega para hablar del poder y los abusos que llevan, irremediablemente, a un cambio: al final de un mundo y al comienzo de otro, a la renovación que viene de la mano de la unión del pueblo. Un buen mensaje más que apropiado para estos tiempos que vivimos en los que hemos de trabajar unidos para hacer un cambio necesario en el que los jóvenes hemos de tener mucha fuerza pues está en juego nuestro futuro, junto con el de todos, pero más para esos jóvenes que formamos la llamada generación perdida, que huyen del hogar para seguir adelante… cuando las historias se repiten es el momento de emprender la lucha, quizás de ahí viene la fuerza de los actores sobre el escenario, de saber que esta obra toca muchos sentimientos que se están dando en la actualidad.

Así en breve terminará la primera obra que inicia este proyecto en el Conde Duque pero que será interpretada de nuevo en el Teatro García Lorca de Getafe 20, 21 y 22 de febrero y en el Teatro Jaime Salom de Parla los días 20, 21 y 22 de marzo de 2014. Sin duda ha sido una obra elegida por la intemporalidad y vigencia que tiene en el presente y que tendrá en el futuro, a pesar de estar escrita en el siglo XVII. Una oportuna elección ahora que las leyes están reduciendo nuestros derechos que cumple con su objetivo: hacer llegar a los jóvenes la modernidad del teatro clásico para que se perciba más cercano. Su actualidad a pesar de ser un clásico la rejuvenece y hace ver a los públicos la importancia de la juventud dentro de este mundo interpretativo donde los jóvenes pueden expresar y compartir las inquietudes que asedian el presente en pleno cambio y movimiento social.
Respecto a las nuevas representaciones de este proyecto, La Joven Compañía trae en enero la obra Invasión, escrita por Guillem Clua, y en abril Superhéroes, de José Manuel Mora. Habrá que esperar para ver si estas obras, en especial la de Superhéroes, siguen la línea de la lucha social vista hasta ahora, dejando entrever el papel de la juventud en ella.
Me parece muy importante esta iniciativa inspirada en propuestas de países como Reino Unido, donde ya se han conseguido magníficos resultados llenando los teatros de gente joven y que incentiva la pasión por la interpretación dando la oportunidad a los jóvenes que se la merecen para tener su primera experiencia profesional. El teatro es uno de los grandes géneros literarios que se pueden llevar a las artes escénicas y me parece fantástico que se renueve impidiendo que se pierda con el paso del tiempo, una gran oportunidad que no se debe dejar pasar por los amantes del teatro y que seguro no defraudará a nadie.
Si queréis más información de este proyecto aquí os dejo su página web. También tienen página de Facebook, así como se les puede seguir en Twitter, y podéis contactar con ellos a través de su correo: gestion@lajovencompania.com
Proyecto que no dejará indiferente a nadie pues las nuevas generaciones vienen pisando fuerte, seguro que volveremos a oír resonar los escenarios muy pronto y durante mucho tiempo.
* Todas las imágenes de este post han sido cedidas por La Joven Compañía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s