SOBREVOLANDO LA CULTURA CELEBRA DOS AÑOS DE AMOR POR LA DIFUSIÓN CULTURAL

Hoy es un día importante, hoy Sobrevolando la cultura, este pequeño blog cultural que construyo poco a poco y que vosotros alimentáis leyendo, compartiendo y opinando, cumple dos años, y han cambiado muchas cosas desde aquel primer aniversario en el que os contaba los progresos que habíamos hecho.

Hace un año me enorgullecía de poder contaros que este pequeño proyecto llevaba más de ocho mil visitas y había conseguido 17 seguidores, sin embargo a día de hoy puedo deciros que lleva 25 seguidores, y nada menos que 29.450 visitas, cerca de las 30 mil, algo que sinceramente me impresiona mucho ya que ha subido casi el triple de las que tenía hace un año en el mismo tiempo.
En Facebook y en Twitter también se ha ido subiendo en seguidores y ello ha repercutido en las visitas, claro… He de decir que a pesar de las dificultades que a veces supone me siento muy orgullosa de lo que hago, de tener un público que de una manera u otra acaba entrando a mis páginas, y por supuesto de la gente que me apoya. Sin todos ellos, sin vosotros, este proyecto no tendría sentido.
Me enorgullezco de estas páginas como me enorgullecería de mi pequeño bebe, porque le veo crecer cada día e ir consiguiendo pequeños logros, alentado por una sociedad que, me complace descubrir, está llena de ganas de saber más, de descubrir nuevos lugares  culturales y nuevas formas de compartir esta cultura aprendida. Despacio pero sin pausa, con más o con menos tiempo, seguimos creciendo juntos, no podría daros las gracias lo suficiente como para agradeceros que de una manera o de otra, mis lectores, me visitéis y os quedéis por estos post que hago, incluso aunque a veces sean demasiado largos… pero hay tanto que decir, ¿verdad? Tanto que contar y descubrir sobre el mundo, sobre la cultura que no puedes resumirlo en un par de párrafos… la magia de un concierto, o lo que el autor de un libro quiere transmitir, o el arte de preparar un buen plato de comida, o los paraísos culturales que son algunas ciudades… y cómo no hablar de la luz de las obras de los pintores que exponen sus obras como el maravilloso legado que nos han dejado; ¿cómo se puede contar eso de forma breve? No, lo siento, yo no puedo, disfruto analizando pequeños espacios culturales y disfruto contándoos cada detalle y reflexión sobre ellos.
A veces no hay palabras para describir tanta belleza, y necesitas girar como un satélite en torno a ella, buscando la mejor forma de aproximarte. Por eso hago lo que hago, porque me gusta escribir y porque me siento bien cuando lo hago, pero sin vosotros perdería toda su gracia.
Seguimos construyendo Fantasíacomo os contaba hace un año, cada día, esto es un fragmento del mundo de la Historia Interminable; Fantasía crece, día a día crece más, empezó siendo un grano de arena en la palma de nuestras manos y cuando más imaginamos, cuántos más somos y más os metéis a leer, más me animo yo a seguir imaginando y a buscar nuevos espacios culturales que poder narraros.
Seguimos en ello, cada día, comunicando, como periodista y bloggera, compartiendo información cultural para todo aquel que quiera hacernos un hueco.
He de daros las gracias, de verdad, por ayudar a construir Fantasía, por hacer que en la página de Facebook seamos más, que en Twitter seamos más, por darle a me gusta a las pequeñas reflexiones que hago y por aguantar las que son largas. Gracias por compartir, gracias por el esfuerzo, por el “me ha encantado la última entrada”, por “cada día más bonitas”, por recomendarme, por pensar en mi cuando veis algo que creéis que me puede interesar. Este post es un homenaje, pero no tanto al blog como a vosotros, mis lectores, a todos, puntales o fijos, a todos los que apoyan esta preciosa profesión que parece de capa caída pero que con la libre circulación de información, sin veto, seguimos todos luchando todos los días por ofrecer lo que se merece el mundo: información crítica, dada por los que observamos el mundo que nos rodea.
Sigo buscando mentes alternativas que busquen otros mundos presentes, pasados y, por supuesto, futuros. Si queréis seguir adelante conmigo en el camino y leyendo lo que os tenga que contar seréis más que bienvenidos, será un honor llevaros conmigo y poder seguir creciendo juntos, aprendiendo juntos, desde todas las partes del mundo y para todas ellas, porque la cultura es luz y puerta abierta para todos nosotros:

La cultura es la sonrisa para todas las edades, puede estar en una madre, en un amigo o en la flor o quizás se refugie en las manos duras de un trabajador. León Gieco

*Todas las imágenes de este post han sido obtenidas de las fuentes de imágenes de Internet
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s