PECADO CARNAL: SIGUE MEJORANDO Y SORPRENDIENDO CON SUS DELICIOSAS HAMBURGUESAS

Han pasado casi dos años desde ese post que os hice sobre mi restaurante de hamburguesas favorito: Pecado Carnal, que, desde entonces, lo he visitado en innumerables ocasiones.
En este tiempo he podido ver cómo mejoraba, cómo ampliaba su carta y añadía platos nuevos, siempre estupendos y deliciosos, dignos de una mención como esta.
El chorizo criollo de entrante que os comenté en el último post ahora tiene muchísima mejor presentación y además la ración es mayor, os cuelgo la imagen que le tomé junto a unas croquetas caseras que pedimos y que eran oscuras y con una masa densa, lo que nos hace pensar que son de setas.

Estaban estupendas, aunque el chorizo les ganaba con creces ya que está delicioso, para los amantes de la carne es algo que no se puede dejar de pedir.

La última vez que hemos estado, celebrando por adelantado mi cumpleaños, hemos pedido unos nachos que vienen servidos con guacamole, queso cheddar, crema agria, frijoles y jalapeños; un plato muy bueno, aunque bastante caro, eso sí, ya que son 12,90, aunque en su defensa diré que es una ración bastante grande que, entre cuatro, hemos tardado un rato en terminarla.
Y el plato estrella, como no, son las magníficas  hamburguesas de Kobe. Desde la clásica que os conté la última vez fui avanzando, pidiéndolas con distintos extras para ver cuáles me iban gustando más: el ajo negro, con un sabor peculiar o el queso philadelfia le da un toque suave a la carne delicioso, sin embargo el toque estrella es el extra de queso trufado, me lo pedí para probarlo y te ponen una ración súper generosa aparte para que lo pruebes y te lo eches tu a tu gusto en la carne.
Os cuelgo la foto que le hice a la hamburguesa, la pinta desde luego no me negaréis que es inmejorable…
Ello hizo que la siguiente hamburguesa que me pidiese fuese directamente la Truffled  Kobe Burguer, de queso trufado y boletus, que hace de la carne una delicia. Aunque me encanta y me la he pedido ya un par de veces, creo que lo prefiero como extra porque la clásica tiene el toque del tomate que unido al pepinillo y al queso, hace que sea mucho más ligera y sabrosa, convirtiendo a la carne en la protagonista de la hamburguesa, mientras que la trufada, siendo deliciosa, es más densa y la trufa le resta sabor. Supongo que también va en función de lo que te apetezca tomar o del hambre con el que vayas.
Sin embargo hay todo tipo de hamburguesas: Mexicana con  guacamole y crema agria, o la Wasabi Kobe Burguer con mayonesa japonesa y wasabi picante, o la italiana  cuya imagen os pongo a la derecha: la Portobello Kobe Burguer, con un  portobello (un tipo de hongo comestible) relleno de crema de virutas de bacón y setas, todo con una reducción de verdejo (un tipo de vino blanco).
La de Portobello se la pidió mi padre en la última visita y la verdad es que quedó muy satisfecho… pero es que, como os digo, no hay nada que esté malo en este restaurante.
Por último pedimos los postres, que nunca habíamos pedido porque solemos ir con los vales de Groupalia para abaratar costes, con los cuales la comida sale de muerte y a un precio genial (dos hamburguesas por 15 euros o cuatro por 25, cuando solo una Truffled son 15 euros). Sin embargo, como esta vez, la celebración lo merecía, pedimos un brownie de chocolate y una tarta de zanahoria.
El brownie venía con dos bolas de helado de vainilla encima artísticamente colocadas, y el grosor de su bizcocho era digno de ver… bañado entero en chocolate caliente, apetecía solo con verlo.
La tarta de zanahoria no sé quedó atrás desde luego, el tamaño era inmenso también y estaba bañada en leche condensada (que lo endulzaba un poco para mi gusto) y helado de leche merengada con una capa de chocolate blanco. Estaba delicioso como todo, eso sí, yo recomendaría uno a compartir entre dos, porque siendo cuatro y picando todos de todos nos costó terminarlos terminarlos.
En definitiva, un gran restaurante con unos platos inmejorables. Las hamburguesas, con un precio alto pero más que justificado, son la delicia de todo amante de la carne, y el resto de platos que se ofrecen para complementar, desde entrantes, así como las salsas y productos para acompañar las carnes, llegando hasta los postres y, por supuesto, las bebidas que se adecuan con su variedad de cervezas a la hamburguesa que pidas, hacen que ir a comer a Pecado Carnal merezca la pena, incluso para una celebración especial, porque ellos consiguen elevar el término “hamburguesa” a la categoría de lo extraordinario.

 

Ya estoy deseando volver
* Todas las imágenes de este post, exceptuando la imagen del logo y la de la Hamburguesa Portobello que han sido sacadas de las fuentes de imágenes de Internet, han sido tomadas por Lucía Berruga Sánchez (L.B.)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s