EN LA FIESTA DEL CINE: "EL JUEZ" Y "DRÁCULA: LA LEYENDA JAMÁS CONTADA"

Una vez más ha llegado la Fiesta del cine (fiesta que pone la sesión de cine al alcance de todos los bolsillos costando la entrada 2,90) y ha pasado de largo dejando salas a rebosar y colas interminables para comprar entradas y entrar a ver las películas; sin embargo ha habido ventajas respecto a la edición anterior que os conté: esta vez las entradas se podían sacar por internet y además numeradas, lo cual facilitaba mucho las cosas. Fue así como a pesar de sacar nuestros pases (mi pareja y yo) el segundo día de esta fiesta pudimos ver el martes la película de El Juez y el miércoles la nueva de Drácula.
La verdad es que la película de El Juez tenía ganas de verla, especialmente por los actores, tenía buena pinta aunque sabía que iba a ser una película sencilla, sin grandes altibajos ni sorpresas en el guión, incluso esperaba que fuese más pastel de lo que realmente me ha resultado.
Todo empieza cuando el brillante y, aparentemente sin escrúpulos, abogado Hank Palmer (Robert Downey Jr.) debe regresar a Indiana tras la muerte de su madre, allí tendrá enfrentarse a un pasado que parecía haber dejado atrás en el que su padre (Robert Duvall), juez desde hace 42 años, juega el papel principal de sus frustraciones.
Una relación difícil e imposible de superar les mantiene divididos incluso en un momento en el que ambos deberían necesitarse y mantenerse unidos, sin embargo todo inicia el proceso de cambio cuando ‘El Juez’ es acusado de un crimen; será entonces cuando ambos tengan que vencer sus propias barreras (lo cual no será nada fácil) e intentar que no condenen al juez por asesinato en primer grado. Hank se convertirá en su abogado con todas las consecuencias y, poco a poco, los pedazos de una familia que se ve a la legua que está rota irán volviendo a su lugar.

 

Está claro desde el principio, incluyendo el tráiler, que es una película hecha para que los actores puedan lucirse, algo general en las películas de juicios, donde la trama puede sacar lo mejor de los actores que la componen. Lo cierto es que no son el género más cotizado ni el que más fans genera pero son fáciles de ver, entretenidas y, muchas veces, hasta sorprendentes, como es el caso de El Jurado o Las dos caras de la verdad, películas de juicios donde lo que importa es todo lo que rodea el haber llegado hasta el juicio, y donde las variables que están fuera de la sala condicionan lo que pueda pasar dentro de ella.
Es fácil engancharse y seguir las películas de género judicial, y El Juez es un ejemplo más de este tipo de películas en el que uno sabe qué esperar de un guion, que si bien da menos giros que en otras películas de su mismo género, pone sobre la mesa lo mismo que las demás: testimonios, discursos, el enfrentamiento entre el fiscal y el abogado defensor, un interés oculto en las motivaciones de todos los implicados… y un largo etc.
De novedoso, claro está, es que el actor principal debe defender a su propio padre, y será el duelo entre padre e hijo, con sus respectivas y magistrales actuaciones, lo que le pone la guinda al pastel, acompañados por otros grandes actores en el papel de secundarios como son Billy Bob Thornton, el implacable fiscal del juicio y Vicent D’Onofrio, como hermano mayor de Hank; por no hablar de la fantástica Vera Farmiga como ex de Hank, con la que se reencuentra al volver a su ciudad. Muy destacable también es Jeremy Strong, que interpreta al hermano con retraso mental y pequeño de Hank.

 

Una película centrada en la importancia de los lazos familiares y en cómo el pasado determina nuestra vida futura, de forma que por muchos caminos que sigamos lo que arrastramos nos acompaña de por vida y, por tanto, deja claro que todos tenemos que volver a nuestras raíces para poder encauzarla. Con algunas dosis de humor muy necesarias y un buen puñado de escenas que calan hondo El Juez es una película con buen ritmo a pesar de que se hace un poco larga, que genera interés en su público y que se disfruta, además del hecho de que sus actores saben llevarla de sobra convirtiendo el guion en algo legítimo para verla incluso en la gran pantalla.
Respecto a Drácula: La leyenda jamás contada se podría decir que cumple con su misión sin problemas: entretenimiento en estado puro bajo la luz de unos bastante bien conseguidos efectos especiales. No es ninguna obra maestra y desde luego no pretende ser un film de terror, y por lo tanto eso no es lo que el espectador encontrará yendo a verla.
La película está hecha para contar la “verdadera” historia del Conde Drácula: Vlad Tepes (Luke Evans) es el príncipe de Transilvania y lo mantiene a salvo de forma pacífica, sin embargo su pasado es mucho más oscuro de lo que sus súbditos o su preciosa mujer Milena (Sarah Gadon) y su querido hijo Ingeras (Art Parkinson) pudieran pensar ya que antes se le conocía como El Empalador por aplicar este castigo a sus enemigos. Sin embargo de aquello ya han pasado 10 años, aquello fue en otra época piensa el príncipe, una época en la que peleaba del lado de los turcos al crecer con ellos, hecho que vino de la mano de su padre, que le dio como ofrenda de paz al anterior sultán  junto a otros 1000 niños; una época lejana pues todo está tranquilo y su hijo tiene la edad que tenía él cuando su padre le entregó a sus enemigos, con la diferencia de que él vive en paz.
Obviamente la historia da un vuelvo cuando, además de ir a por el tributo anual, los mensajeros del nuevo sultán (con el que en antaño luchó codo con codo) le dicen que este exige 1000 niños, además de a su propio hijo quién, como él, se educará al lado del sultán y aprenderá a ser un soldado como le pasó a él.
La historia se repite por tanto y él no puede consentirlo, la única manera que tendrá de evitarlo será acudiendo a una cueva en lo alto de la montaña y encontrarse cara a cara con la criatura que vive en su oscuridad: un vampiro (Charles Dance), que le convierte para que tenga la fuerza y la resistencia necesarias para pelear contra el ejército turco y poder salvar a los que más quiere.
Como siempre el precio de todo trato es muy alto, pero de eso trata esta película: de mostrar a Drácula como el héroe que fue al tomar estas decisiones y no como un monstruo, de desvelar el camino que le tocó recorrer para llegar hasta ese punto y de los motivos que le llevaron a ello. Por esto todo en la película está centrado en desarrollar al personaje principal: mostrar todos sus aspectos, sus luces y sus sombras como el marido y padre que es, soberano justo de su pueblo, en antítesis con el asesino que fue en su época de guerrero y con el monstruo en el que corre el peligro de convertirse.
Una mezcla entre la historia real o figura histórica que envuelve al personaje con detalles del personaje ficticio creado por Bram Stoker hacen de la película algo interesante que merece la pena acercarse a ver sin esperar nada espectacular y, por supuesto, nada terrorífico o sangriento.
Siempre pienso que todas las películas tienen un mensaje, incluso en géneros como el de Drácula. En este caso creo que la historia pretende plantear hasta dónde llegaríamos por salvar a nuestros seres queridos, hasta dónde podríamos quedarnos en la luz y no dejarnos seducir por la sombra si acceder a lo peor de nosotros mismos fuese la única forma de obtener fuerza para poder luchar por lo que crees justo. En definitiva: la eterna balanza entre el bien y el mal propio y ajeno, en este caso movido por la familia (lo más cercano a nuestro corazón siempre) que hace que Vlad se transforme en Drácula no porque quiera, sino porque es lo que él cree su única salida.
Cumple con lo que se espera de ella y entretiene al espectador, no se hace larga y sabe mantener el interés a lo largo del film; tiene por supuesto, y como no podía ser menos, ciertas dosis de acción que se mezclan con lo emocional para darle el equilibrio que necesita para ser taquillera sin ser una obra maestra.

* Todas las imágenes de este post han sido sacadas de las fuentes de imágenes de Internet

Anuncios

2 comentarios en “EN LA FIESTA DEL CINE: "EL JUEZ" Y "DRÁCULA: LA LEYENDA JAMÁS CONTADA"

  1. Óscar Sejas dijo:

    Yo no sé la razón pero cada vez que sale la fiesta del cine me pilla en unas semanas en las que tengo mil planes ya hechos de antemano y me es imposible ir…

    Quería ver las dos películas, pero me tocará pagarlas a precio de oro un finde o bien ir un día del espectador. ¡En fin! Gracias por la reseña.

    Un abrazo!

    Me gusta

  2. Lucía Berruga Sánchez dijo:

    Bueno, es una pena por la oferta pero por otro lado… mira que bien que tienes planes! Yo fui ahí a última hora deprisa y corriendo porque no tenía nada mejor que hacer XD

    Pues a ver si te gustan si finalmente las ves, a mi me gustaron… pero para pagar el precio del cine, tampoco, quizás la de Drácula por los efectos pero a nivel historia en casa en plan: sofa+manta+palomitas se disfrutan tan agusto 😀 Aunque claro… la magia de la gran pantalla no te la quita nadie 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s