Portada la isla del tesoro La Joven Compañia

La Isla del Tesoro se vuelve feminista gracias a La Joven Compañía

La Joven Compañía pronto abandonará la gran aventura que es La Isla del Tesoro, la cual se ha vivido con intensidad en los escenarios del Teatro Conde Duque de Madrid desde el pasado 24 de enero. Entre barcos, tabernas, ron, piratas y mapas del tesoro sucede esta maravillosa obra de teatro adaptada a los tiempos actuales, con acierto, de su novela original. En ella se desvelan todos sus secretos al espectador y permite mostrar la codicia y la ambición, sin dejar de lado la fragilidad humana, el poder de la amistad y el amor; convirtiendo La Isla del Tesoro en una obra de teatro donde veremos desplegarse emociones muy intensas.

Teatro La Isla del Tesoro Setevenson

Esta obra de Stevenson, del siglo XIX, cobra vida gracias a la adaptación de la autora británica Bryony Lavery y a la versión de José Luis Collado (dirigida por José Luis Arellano), con un grito nuevo, fresco, actual y muy feminista: que las mujeres también necesitan aventuras. En torno a esta idea que empapa la representación, gira una obra de teatro fresca y que cautiva al espectador.

Feminismo en la Isla del Tesoro de La Joven Compañía

Jim Hawkins La Isla Del TesoroTodo comienza cuando a Jim Hawkins (una chica en la versión de La Joven Compañía) se le presenta la atractiva y temerosa oportunidad de ir en busca de un tesoro, algo que supuestamente está reservado a los hombres. Este hecho, teniendo en cuenta que en el libro original solo hay dos mujeres con pequeños papeles (la madre de Jim y la mujer de John Silver), da una visión distinta a la obra, donde los papeles de lo femenino y lo masculino se revierten. Es por ello que, no solo Jim será una mujer, sino que además se incluirán muchos personajes femeninos, incluidas piratas, que no existían en el libro original.

Como ya viene siendo frecuente en todas las obras que La Joven Compañía realiza, en La Isla del Tesoro encontramos un claro reflejo de la realidad de hoy en día, representada con toda claridad ante los ojos del espectador. En este caso vemos un reflejo de una Europa donde hay una crisis de valores y donde prima lo material: el origen del capitalismo donde el dinero (el tesoro en este caso), es el motivo por el que se cometen las grandes barbaridades y fechorías, y no solo en la obra de teatro, si no en el mundo real.

Mientras esta situación se desarrolla sobre el escenario, todo ello será visto por el espectador a través de la mirada de una chica que vive el paso de una frágil adolescencia a la madurez en un ambiente hostil, como es el mundo pirata.

Isla del Tesoro La Joven Compañia

Por eso, durante la función resuena con fuerza ese “las chicas también necesitamos aventuras” ya destacado; mientras que, por su parte, chirría muchísimo ese “los mapas son cosas de hombres, no de niñas. A cocinar” que le dice el capitán Smollett a Jim. Frases como esta se ven frívolas en la sociedad de hoy en día, pero son realmente duras, y por ello es imprescindible la reflexión que esta adaptación de La Isla del Tesoro hace: Es necesario que haya más heroínas sobre los escenarios, así como en la pantalla grande y en la pequeña y, por supuesto, en la vida misma.

Mapa La Isla del Tesoro La Joven Compañia

ADIOS AL cuento Infantil

La Isla del Tesoro de La Joven Compañía, se hace más real que la que leímos en los libros, cuando una adolescente vestida con ropa de chico, se convierte en la protagonista de esta historia de aventura, traiciones, muertes, codicia y amistad. La famosa isla, situada en los límites del mundo, se hace presente en nuestros días a pesar de haber sido creada en la Inglaterra del siglo XVIII, porque, aunque es triste, aún sorprendería que una mujer fuese la motivadora de un viaje como el que propone La Isla del Tesoro.

Escena obra de teatro La Isla del Tesoro

Sin embargo, lo verdaderamente revelador de esta versión que presenta La Joven Compañía es el poder ver el viaje a través de los ojos de una mujer, algo que es algo muy poco habitual; ya que estamos muy acostumbrados a ver la historia contada a través del protagonista masculino y no del femenino.

Por ello el punto culminante de la obra misma tendrá que ver cuando Jim, cansada del papel que la historia le quiere asignar, se rebela y se convierte en capitana de uno de los bandos que persigue el tesoro que la isla esconde en sus terrenos; realizando el crecimiento personal que el personaje necesita para completarse en esta aventura que decidió emprender cuando no era más que una chiquilla.

Jim La Isla del Tesoro

Es por ello que en la obra se deja de lado la historia infantil que tantos leímos cuando éramos niños (para una servidora este fue el primer libro que leí  y que me introdujo de verdad en la magia de la palabra escrita), para pasar a convertirse en un ente vivo, diferente al original, que se extiende y atrapa a todo aquel que se aventura en ella.

De nuevo, y gracias a la Joven Compañía, vemos una obra de teatro transgresora, que ayuda a entender la historia desde una nueva perspectiva y que acerca la novela del siglo XIX a un público más actual, y donde además destaca un humor que consigue arrancar más de una carcajada entre el público. El hecho de que haya comedia y sentimientos encontrados en medio de la avaricia y de la codicia de la historia, provoca un desmembramiento que nos lleva a la reflexión de que necesitamos algo más que el dinero para estar verdaderamente unidos: “El dinero es un elemento tan material que cuando entran en juego otras emociones o sentimientos no da más de sí”, destaca Arellano.

Versatilidad en los personajes de La Isla del Tesoro

Este es otro gran elemento que sorprenderá al espectador: estamos ante 16 personajes representados por 13 actores, con una puesta en escena simbólica que ya viene siendo habitual en las obras de La Joven Compañía y que muestra lo esencial del espectáculo, dejando que sea el espectador el que complemente el universo creado mediante su imaginación.

Es por ello que también será fundamental el simbolismo que la obra en sí misma pone sobre el escenario: veremos la figura del zorro, que es la animalización de los piratas; así como la bandera que representa el orden y lo civilizado… los dos bandos que, una y otra vez, chocan, se destruyen y reconstruyen sobre el escenario.

Personajes Teatro La Isla del Tesoro

Grandes, muy grandes, son los actores de esta Joven Compañía que, aunque ya no son tan jóvenes como cuando empezaron en aquella Fuenteovejuna recuperada que os reseñé en noviembre de 2013, siguen mostrando su madurez artística y su capacidad para adaptarse a todo tipo de papeles donde, para no variar, dan lo mejor de sí.

Víctor de la Fuente y María Romero La Isla del Tesoro La Joven CompañíaNo puedo dejar de mencionar a Víctor de la Fuente y a María Romero, a quienes admiro profundamente y sin quienes, para mí, La Joven Compañía no sería lo que es. Su versatilidad artística y su forma de ocupar el escenario, dándole fuerza a la obra, es lo que siempre consigue deslumbrarme de sus actuaciones.

María Romero está soberbia como Jim, haciendo sentir a su público las diferentes emociones y estados por los que va pasando su personaje; pero Victor de la Fuente, interpreta a diversos personajes a lo largo de lo que dura La Isla del Tesoro, y en todos ellos vuelve a demostrar su capacidad camaleónica que le caracteriza como actor.

Por supuesto todos los demás actores estuvieron fantásticos; entre ellos también destaco a Alejandro Chaparro, cuya nivel artístico no deja de crecer y quien, en La Isla del Tesoro, se convierte en uno de los actores principales, sin cuya guía la estela de la isla quedaría muy reducida.

Primer acto La isla del tesoro

En definitiva La isla del tesoro de La Joven Compañía consigue conquistar al espectador, porque es la esencia pura del teatro; un teatro que, como Víctor de la Fuente destacó en el coloquio que hubo después de la representación, es la memoria misma del ser humano. El hecho, destacó, de que una misma obra sea representada por diferentes y varios actores en distintas épocas, adaptándose al momento que se vive cuando se representa, es lo que hace que se cree esa unión que construye nuestra memoria. No podría estar más de acuerdo.

Una vez más, y gracias a La Isla del Tesoro, no hay ninguna duda de que La Joven Compañía ha encontrado un tesoro en bruto, que no es otro que todos los jóvenes actores que están involucrados en este gran proyecto que, cada vez más, brilla (como buen tesoro) con más y más fuerza. Esperaremos con impaciencia sus siguientes representaciones para poder seguir emocionándonos, riéndonos, aprendiendo y creciendo con ellos.

Si te ha gustado este post ¡Compártelo! 😊

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s