portada animales fantásticos y donde encontrarlos

Animales fantásticos y dónde encontrarlos: una nueva era mágica comienza

El pasado viernes, 18 de noviembre, se estrenó la tan esperada Animales fantásticos y dónde encontrarlos (Fantastics Beasts and where to find them); la historia de una nueva era mágica, anterior a Harry Potter, que ha logrado (como ya lo hizo las aventuras del niño mago) conquistar la gran pantalla y al público. Prueba de ello ha sido la enorme respuesta de millones de fans que, deseosos de mantener viva la llama de la magia que J.K.Rolling creó, han acudido a la llamada de una nueva historia, más madura y adulta, así como  con una nueva perspectiva para que podamos seguir soñando con un universo plagado de criaturas mágicas.

Obviamente, y  después de que Harry Potter recaudara con cada una de sus ocho películas un promedio de 965 millones de dólares, Warner no iba a querer dejar morir de hambre a la gallina de los huevos de oro… y por ello ha iniciado con este film lo que se prevé que será una saga de cinco películas.

fantastic beasts vs harry potter

Seguir leyendo

Anuncios
batman v superman

BATMAN V. SUPERMAN: EL AMANECER DE LA JUSTICIA SE QUEDA DORMIDO

batman-v-superman-posterHace tiempo que no escribo una mala crítica sobre una película, generalmente esto se debe a que me suele gustar (más o menos) lo que voy a ver al cine, y por lo general las películas de superhéroes me suelen dar lo que espero de ellas: entretenimiento y acción. Por supuesto siempre hay excepciones que confirman la regla, y la excepción esta vez ha llegado de manos de Batman v Superman: el amanecer de la justicia, que lejos de entretener a su espectador más bien provoca que este quiera salir corriendo a su casa o a por una coca-cola para evitar dormirse sobre la butaca que -no económicamente- ha pagado.

Obviamente, como con todas las críticas que hago del cine basado en comics, hablo como mera espectadora: ni leo, ni sé de cómics, pero creo saber cuándo tengo una película que merece la pena delante y cuando no, independientemente de que sepa si sigue al pie de la letra la historia creada por Marvel o por DC, en este caso.

Seguir leyendo

pelicula spotlight critica cine

SPOTLIGHT CARGA CONTRA LOS MALES DEL SISTEMA: ¿CÓMO LE DICES QUE NO A DIOS?

La película sobre el equipo de periodistas que destapó los abusos sexuales a miles de niños por parte de la Iglesia Católica gana el Óscar a Mejor Película y a Mejor guión original.

Como periodista licenciada que soy en cuanto vi el tráiler de Spotlight quise ir a ver la película al cine.  La verdad es que a veces me cansa usar la gran pantalla solo para ver películas de acción, películas con grandes efectos especiales pero sin mucho que decir, o al menos nada que atraviese la pantalla y se enganche al pecho del que lo está viendo.

Spotlight, dirigida por Thomas McCarthy, no tenía pinta de ser de esas películas palomiteras, si no todo lo contrario: es una película hecha para enseñar cómo un grupo de periodistas del Boston Globe llegaron a desvelar los casos de pederastia por parte de la Iglesia Católica a miles de niños.

Seguir leyendo

Portada Fiesta del Cine 2015

LA FIESTA DEL CINE: "HOTEL TRANSILVANIA 2" Y "EL ULTIMO CAZADOR DE BRUJAS"

Me encanta asistir a La Fiesta del Cine, a la que siempre intento ir para disfrutar de la gran pantalla al precio de 2,90 la película, algo que obviamente no se puede dejar pasar si tienes tiempo. Por eso me dio mucha penill es que este año solo pudiera ir un día de los tres que dura esta fiesta, así que tras decidir qué películas ver, finalmente nos decantamos por dos de la misma temática: magia, brujas y vampiros en distintos géneros, el de animación y el de fantasía.

LA FIESTA DEL CINE: HOTEL TRANSILVANIA 2

hotel-transylvania-2Empezaré por el cine de animación: Hotel Transilvania 2, es la continuación de la historia de Drácula y su hija Mayvis, que viven en el Hotel Transilvania, residencia solo para monstruos y en el que, en la anterior película, se nos contaba como un humano llega al hotel (ante el horror de Drácula) cuando Mayvis celebra su 118 cumpleaños y cómo ambos se enamoran.

Seguir leyendo

jurasic world parque jurasico estreno

JURASSIC WORLD: EL PARQUE JURÁSICO POR FIN ABRIÓ SUS PUERTAS EN LA GRAN PANTALLA

El famoso parque de dinosaurios, con el que todos hemos crecido y que fascinó tanto al público volvió a abrir sus puertas el pasado mes de junio y, una vez más, lo han hecho sin reparar en gastos. Jurassic World abrió sus puertas reavivando la nostalgia en muchos pero también abriendo alguna que otra herida en las expectativas de los espectadores, que parecen no haber sabido encajar el remake que se ha hecho de una de las películas más fundamentales del cine de los noventa: Jurassic Park.

Bajo mi punto de vista la secuela se merece una respetuosa ovación sin ser más de lo que esperaba ver: dinosaurios, entrenamiento, acción y pequeñas dosis de terror; aunque estando Chris Pratt y tras haberle visto en el gran film que ha sido Los guardianes dela Galaxia ya sabía que también tendría sus coletazos de humor incluidas en el guion. Sinceramente, y teniendo en cuenta que poco antes de ir a verla al cine, vi en televisión la flojísima tercera parte que fue Parque Jurásico III, me ha parecido excepcional, bien hecha y cuidando los detalles de la película original que ha conseguido lanzar esta cuarta parte a la fama.
Obviando los fallos científicos a mí me ha gustado, igual que me gustó El mundo perdido, la segunda entrega que realizó Steven Spielberg y que mostraba un lado diferente y distinto del mundo de los dinosaurios donde, sin cercas ni controles humanos, vivían en libertad; sin embargo parece que el genio que es este grandísimo director para muchos espectadores tampoco estuvo a la altura con la segunda parte del film original, como ahora tampoco parece estarlo Colin Trevorrow.
Creo que el mayor problema que ha tenido este último remake es que no crea nada nuevo por sí mismo, solo es una versión de la primera con una gran inversión en efectos especiales, por lo que muchos la han encontrado carente de sentido y vacía, no se han deslumbrado con la historia (pues efectivamente sigue siendo lo mismo de siempre), y por lo tanto han sido incapaces de encontrar en ella esa emoción e innovación que se halló en la primera.

Y yo, lo siento, pero no puedo evitar preguntarme ¿y qué esperabais? ¿Qué le achacáis? ¿Qué no es brillante? Claro que no lo es, no puede serlo porque para que una película sea brillante (bajo mi punto de vista) tiene que ofrecer algo nuevo, fresco, con un argumento distinto a todo lo anterior y Jurassic World no cumple ninguno de estos requisitos; ahora bien, lo que sí es Jurassic World es una película de aventuras, entretenida, bien hecha, con unos efectos visuales impresionantes y unos dinosaurios muy cuidados que hacen el papel que, oh sorpresa, han hecho siempre: escaparse de su jaula y perseguir a la gente para comérsela.

Pero sobre todo lo que yo creo que es Jurassic World es un homenaje a la aclamada Jurassic Park y, aunque cabe la posibilidad de que lo haya hecho para poder salir airosa ante tan altas expectativas, creo que el nuevo director toma el relevo a Spielberg sin ningún problema y, por supuesto, mucho mejor que el director de lo que fue la última secuela.

El toque de Spielberg, que estuvo a cargo de la producción y supervisión, se deja notar a largo y ancho de la película, lo que hace que los detalles en toda ella estén muy cuidados y no dejen nada al azar, haciendo constantes guiños a la película original que se deja ver en todo su esplendor, especialmente cuando aparece con su espectacularidad de siempre la banda sonora característica de la saga, lo que permite volver con cierta nostalgia nuestro regreso a la Isla Nublar.
Respecto a las actuaciones no hay nada excesivamente destacable ya que los actores principales dan lo que se pide de ellos; aun así me gustaría decir que la actuación de Bryce Dallas me resultó mucho más completa que la de Crish Pratt ya que él se pasa la película sin cambiar de expresión y con un aire de machito superior que chirría bastante, tanto o más como lo hacen los tacones de ella, que en ningún momento se quita.
Ambas actitudes me parecen topicazos que sobraban por todas partes, al igual que la supuesta relación de amor que tienen… pero bueno, ya sabemos que sin historia de amor a día de hoy parece que no puede haber cine. Aun con todo creo que las actuaciones son pasables y que la de ella supera a la de él, sacándole mucho más partido a su personaje pues pasa por distintas fases de evolución a lo largo del film, convirtiéndose de la orgullosa directiva del parque a una mujer de acción capaz de afrontar situaciones de peligro.
Aun así lo mejor de las actuaciones es la utilización del humor, que se esparce a lo largo de toda la película como un recurso constante situándose en puntos estratégicos de la trama y que da las dosis de ligereza necesarias que esta necesita para no sobrecargarse con las escenas de acción, y todo ello sin romper el ritmo del film.
De los niños no puedo decir mucho, solo que parecen ser un elemento muy recurrente sin el cual parece que las películas de dinosaurios no podrían existir. En este caso nos sirven como hilo conductor de lo que está pasando cuando el dinosaurio protagonista, el Indominus Rex, un híbrido modificado genéticamente, se escapa y acampa a sus anchas por el parque matando a todo lo que se le pone por delante.

Por todo ello, puedo decir, que aunque Jurassic World carece de esa chispa original que a todos nos hizo sentir la película de 1993, si es lo que esperaba de ella y por lo tanto no me ha decepcionado. Resalto además  una idea que se me ocurrió mientras la veía que sale de boca del personaje de Bryce Dallas que dice que al público le siguen gustando los dinosaurios, pero hay que seguir ofreciéndoles algo nuevo para que sigan volviendo; esta película es más de lo mismo, pero con más dientes, y esa es la novedad, ni más ni menos, aunque su esencia se podría resumir precisamente a eso: seguir atrayendo al público para que sigan disfrutando del mundo de los dinosaurios sin reparar en gastos y siendo un poco más reales gracias a las nuevas tecnologías.

* Todas las imágenes de este post han sido obtenidas de las fuentes de imágenes de Internet

EL DESTINO DE JÚPITER: EL NUEVO TRABAJO DE LOS HERMANOS WACHOWSKI PARA LA GRAN PANTALLA

Ni corta ni perezosa supe en seguida que iba acabar yendo a ver esta película al cine. La razón número uno se debe a que mi pareja es un amante de la ciencia ficción, y la segunda es que en mi opinión, si quieres ver efectos especiales, es mejor verlos en la gran pantalla y a ser posible a un buen precio. Es por ello que los miércoles son mi días favoritos para ir al cine, ya que a 4,50 la entrada cualquier película en la que se tenga un mínimo de interés por ver se vuelve cercana al bolsillo del espectador.

Así pues fui a verla el pasado miércoles y, como siempre que voy a ver ciencia ficción, iba sin saber qué me iba a encontrar. Lo mejor hoy en día es no ir con expectativas, ni buenas ni malas, al cine y menos en lo que a ciencia ficción se refiere, pues te puedes encontrar de todo.

El destino de Júpiter tenía y tiene dos o tres cosas buenas que me convencían para ir a verla: la estética, que prometía; los directores de la misma, pues ya se sabe que los hermanos Wachowski revolucionaron el mundo del cine con Matrix; y los actores.

Empezaré por el último punto: los actores. Si bien es cierto que a la actriz principal Mila Kunis solo la conocía por su actuación en Cisne Negro, ello no me impide creer que la muchacha tiene un gran potencial, especialmente físico, pero creo que se le da mejor hacer el papel de chica sombría y misteriosa que de damisela en apuros (papel que juega a lo largo y ancho de la película). De esta forma vemos su verdadera fuerza y valor interpretativo cuando ha de enfrentarse al villano y tomar cartas, de verdad, en todo el asunto que es esta historia que la concierne a ella y solo ella.

Por otro lado está Sean Bean, a quien siempre es un placer ver en pantalla, me parece un buen actor, aunque sin excesivos registros. Sin embargo la guinda estaba para mí en el papel que realiza Eddie Redmayne, a quien recientemente se le ha otorgado el Oscar a mejor actor por su papel principal como Stephen Hawking en La teoría del todo; tenía ganas de verle de malo ya que hasta ahora no había tenido la oportunidad, y la verdad me parece un actor joven con mucho potencial que está abriéndose paso a un ritmo vertiginoso, lo que hace esperar un fantástico a futuro a su carrera como actor.

Por supuesto también estaba ChanningTatum, a quien no había tenido el placer de ver  actuar y menos en la gran pantalla, pues las películas que ha hecho del tipo Infiltrados en la universidad se alejan (por no decir que salgo huyendo en dirección contraria de ellas), del tipo de película que, uno, pagaría por ver, y dos, me despierta un mínimo de interés como para si quiera perder una tarde en verla cómodamente desde mi sillón.

Supongo que el elenco de actores, mejores o peores pero conocidos, y que el trailer me llamó la atención (a mi pareja más obviamente), fueron los motivos que me movieron a ir a verla.  Lo cierto es que se puede saber si una película tiene posibilidades de ser decente cuando el trailer te está contando algo que tiene sentido, en este caso así es: La historia cuenta que la raza humana no ha nacido en la tierra, no al menos como nosotros creemos, sino que la tierra, como planeta fue elegido por las industrias Abrasax, una de las dinastías más poderosas del universo porque, oh sorpresa, no estamos solos en este cosmos infinito en el que nos movemos.

El caso es que la empresa la llevan tres hermanos: Balem Abrasax (Eddie Redmayne) es el mayor y es el que controla el planeta Tierra, será el que lo inicie todo cuando quiera matar a la protagonista Júpiter Jones (Mila Kunis) a pesar de que ella no es más que una limpiadora que, como siempre, resulta ser mucho más cuando se descubre que es miembro de la realeza a la que pertenecen los hermanos Abrasax y que, por lo tanto, puede reclamar la tierra y hacerse “propietaria” de ella. Este es el motivo por el que su vida se pondrá en peligro de muerte y por el cual aparecerá Caine Wise (Channing Tatum) un ex-militar y cazador, manipulado genéticamente, que será el encargado de protegerla.

Está claro que el guión no está pensado para que los actores se luzcan, motivo por el cual las actuaciones en sí mismas no valen mucho,  ni siquiera la de Eddie Redmayne que hace me malo “flojillo” y parece más enclenque que otra cosa; sin embargo los villanos aquí no tienen por qué ser malos malísimos, según términos estrictos, sino jugadores de ajedrez: hábiles estrategas que sepan manipular a su adversario para que entren suavemente en las trampas que preparan a lo largo de toda la película. Porque lo que Balem Abrasax y sus hermanos buscan es poder, no es otra cosa, y para ello comercian con lo más valorado del universo: el tiempo. Balem es un hombre de negocios cruel a quien no le importan las vidas con tal de poder lograr sus objetivos, es malo pero no pretende dar miedo, ni siquiera intimidar, solo demostrar una falta de escrúpulos total cuyo punto de ebullición llegará al encontrarse con la protagonista.
Él y la política que rige su mundo me parecen un reflejo muy acertado de toda sociedad que se mueve con un único objetivo: seguir acumulando lo más valiosos que ellos creen tener. Cuando solo la avaricia nos mueve y cuando nada más importa que nuestros propios intereses se entra en un juego de poder que afecta, en este caso, a todo el universo.
Sin embargo, a pesar de que las actuaciones no sean brillantes y de que el guión no oposite a best seller del año la historia está bien construida, se entiende y no deja hilos sin atar. Está bien pensada y los personajes guían la historia sin problemas, enlazando escenas y permitiendo que sigamos su evolución, aunque realmente los únicos que evolucionan algo son Júpiter y Caine; porque esta película, además de una película sobre poder y dominio de unas razas sobre otras o de unas clases sobre otras, es una película con una historia de amor que hará de hilo conductor de todo lo que va ocurriendo: Júpiter la verdad es que, quitando que es comprensible que la situación la desborde (pasa de ser una limpiadora de urinarios a estar en el centro de una guerra de poder), la pobre se va metiendo en una detrás de otra sin remedio y Caine, será el que, una tras otra, la ayude a salir adelante. Solo al final ya la muchacha tendrá algo más de iniciativa propia y tomará las riendas, cogiendo de una vez las cartas que la partida le ha dado para, a su manera, jugarlas.
Por último decir que El destino de Júpiter es, ante todo, una película de acción donde, escena tras escena, tendremos movimiento en la gran pantalla, a veces un poco caótica pero muy impresionante.

Con la estética cuidadísima se nos presentan criaturas y lugares extraordinarios, dignos de una mente prodigiosa que, como era de esperar, cumplen con lo visual de sobra, añadiéndole además una banda sonora de Michael Giacchino que, si bien es estupenda, también presentará rasgos de la extravagancia que estamos viendo en la gran pantalla, un tanto difusa, ya que hay escenas donde realmente cuesta ver lo que está pasando.
Aun así yo la disfruté, no me aburrió, me pareció interesante y planteada desde una idea bastante inteligente. Visualmente espectacular y, desde luego, digna de verla en la gran pantalla. Merece la pena acercarse al cine y pagar por verla siempre que no se espere mucho de ella y se vaya pensando en disfrutar de cine de ciencia ficción muy cuidado que nos presentará una historia redonda, sin grandes matices ni muy rebuscada, pero que, al fin y al cabo, nos hará disfrutar de ella hasta el final.

* Todas las imágenes de este post han sido sacadas de las fuentes de Internet.

EN LA FIESTA DEL CINE: "EL JUEZ" Y "DRÁCULA: LA LEYENDA JAMÁS CONTADA"

Una vez más ha llegado la Fiesta del cine (fiesta que pone la sesión de cine al alcance de todos los bolsillos costando la entrada 2,90) y ha pasado de largo dejando salas a rebosar y colas interminables para comprar entradas y entrar a ver las películas; sin embargo ha habido ventajas respecto a la edición anterior que os conté: esta vez las entradas se podían sacar por internet y además numeradas, lo cual facilitaba mucho las cosas. Fue así como a pesar de sacar nuestros pases (mi pareja y yo) el segundo día de esta fiesta pudimos ver el martes la película de El Juez y el miércoles la nueva de Drácula.
La verdad es que la película de El Juez tenía ganas de verla, especialmente por los actores, tenía buena pinta aunque sabía que iba a ser una película sencilla, sin grandes altibajos ni sorpresas en el guión, incluso esperaba que fuese más pastel de lo que realmente me ha resultado.
Todo empieza cuando el brillante y, aparentemente sin escrúpulos, abogado Hank Palmer (Robert Downey Jr.) debe regresar a Indiana tras la muerte de su madre, allí tendrá enfrentarse a un pasado que parecía haber dejado atrás en el que su padre (Robert Duvall), juez desde hace 42 años, juega el papel principal de sus frustraciones.
Una relación difícil e imposible de superar les mantiene divididos incluso en un momento en el que ambos deberían necesitarse y mantenerse unidos, sin embargo todo inicia el proceso de cambio cuando ‘El Juez’ es acusado de un crimen; será entonces cuando ambos tengan que vencer sus propias barreras (lo cual no será nada fácil) e intentar que no condenen al juez por asesinato en primer grado. Hank se convertirá en su abogado con todas las consecuencias y, poco a poco, los pedazos de una familia que se ve a la legua que está rota irán volviendo a su lugar.

 

Está claro desde el principio, incluyendo el tráiler, que es una película hecha para que los actores puedan lucirse, algo general en las películas de juicios, donde la trama puede sacar lo mejor de los actores que la componen. Lo cierto es que no son el género más cotizado ni el que más fans genera pero son fáciles de ver, entretenidas y, muchas veces, hasta sorprendentes, como es el caso de El Jurado o Las dos caras de la verdad, películas de juicios donde lo que importa es todo lo que rodea el haber llegado hasta el juicio, y donde las variables que están fuera de la sala condicionan lo que pueda pasar dentro de ella.
Es fácil engancharse y seguir las películas de género judicial, y El Juez es un ejemplo más de este tipo de películas en el que uno sabe qué esperar de un guion, que si bien da menos giros que en otras películas de su mismo género, pone sobre la mesa lo mismo que las demás: testimonios, discursos, el enfrentamiento entre el fiscal y el abogado defensor, un interés oculto en las motivaciones de todos los implicados… y un largo etc.
De novedoso, claro está, es que el actor principal debe defender a su propio padre, y será el duelo entre padre e hijo, con sus respectivas y magistrales actuaciones, lo que le pone la guinda al pastel, acompañados por otros grandes actores en el papel de secundarios como son Billy Bob Thornton, el implacable fiscal del juicio y Vicent D’Onofrio, como hermano mayor de Hank; por no hablar de la fantástica Vera Farmiga como ex de Hank, con la que se reencuentra al volver a su ciudad. Muy destacable también es Jeremy Strong, que interpreta al hermano con retraso mental y pequeño de Hank.

 

Una película centrada en la importancia de los lazos familiares y en cómo el pasado determina nuestra vida futura, de forma que por muchos caminos que sigamos lo que arrastramos nos acompaña de por vida y, por tanto, deja claro que todos tenemos que volver a nuestras raíces para poder encauzarla. Con algunas dosis de humor muy necesarias y un buen puñado de escenas que calan hondo El Juez es una película con buen ritmo a pesar de que se hace un poco larga, que genera interés en su público y que se disfruta, además del hecho de que sus actores saben llevarla de sobra convirtiendo el guion en algo legítimo para verla incluso en la gran pantalla.
Respecto a Drácula: La leyenda jamás contada se podría decir que cumple con su misión sin problemas: entretenimiento en estado puro bajo la luz de unos bastante bien conseguidos efectos especiales. No es ninguna obra maestra y desde luego no pretende ser un film de terror, y por lo tanto eso no es lo que el espectador encontrará yendo a verla.
La película está hecha para contar la “verdadera” historia del Conde Drácula: Vlad Tepes (Luke Evans) es el príncipe de Transilvania y lo mantiene a salvo de forma pacífica, sin embargo su pasado es mucho más oscuro de lo que sus súbditos o su preciosa mujer Milena (Sarah Gadon) y su querido hijo Ingeras (Art Parkinson) pudieran pensar ya que antes se le conocía como El Empalador por aplicar este castigo a sus enemigos. Sin embargo de aquello ya han pasado 10 años, aquello fue en otra época piensa el príncipe, una época en la que peleaba del lado de los turcos al crecer con ellos, hecho que vino de la mano de su padre, que le dio como ofrenda de paz al anterior sultán  junto a otros 1000 niños; una época lejana pues todo está tranquilo y su hijo tiene la edad que tenía él cuando su padre le entregó a sus enemigos, con la diferencia de que él vive en paz.
Obviamente la historia da un vuelvo cuando, además de ir a por el tributo anual, los mensajeros del nuevo sultán (con el que en antaño luchó codo con codo) le dicen que este exige 1000 niños, además de a su propio hijo quién, como él, se educará al lado del sultán y aprenderá a ser un soldado como le pasó a él.
La historia se repite por tanto y él no puede consentirlo, la única manera que tendrá de evitarlo será acudiendo a una cueva en lo alto de la montaña y encontrarse cara a cara con la criatura que vive en su oscuridad: un vampiro (Charles Dance), que le convierte para que tenga la fuerza y la resistencia necesarias para pelear contra el ejército turco y poder salvar a los que más quiere.
Como siempre el precio de todo trato es muy alto, pero de eso trata esta película: de mostrar a Drácula como el héroe que fue al tomar estas decisiones y no como un monstruo, de desvelar el camino que le tocó recorrer para llegar hasta ese punto y de los motivos que le llevaron a ello. Por esto todo en la película está centrado en desarrollar al personaje principal: mostrar todos sus aspectos, sus luces y sus sombras como el marido y padre que es, soberano justo de su pueblo, en antítesis con el asesino que fue en su época de guerrero y con el monstruo en el que corre el peligro de convertirse.
Una mezcla entre la historia real o figura histórica que envuelve al personaje con detalles del personaje ficticio creado por Bram Stoker hacen de la película algo interesante que merece la pena acercarse a ver sin esperar nada espectacular y, por supuesto, nada terrorífico o sangriento.
Siempre pienso que todas las películas tienen un mensaje, incluso en géneros como el de Drácula. En este caso creo que la historia pretende plantear hasta dónde llegaríamos por salvar a nuestros seres queridos, hasta dónde podríamos quedarnos en la luz y no dejarnos seducir por la sombra si acceder a lo peor de nosotros mismos fuese la única forma de obtener fuerza para poder luchar por lo que crees justo. En definitiva: la eterna balanza entre el bien y el mal propio y ajeno, en este caso movido por la familia (lo más cercano a nuestro corazón siempre) que hace que Vlad se transforme en Drácula no porque quiera, sino porque es lo que él cree su única salida.
Cumple con lo que se espera de ella y entretiene al espectador, no se hace larga y sabe mantener el interés a lo largo del film; tiene por supuesto, y como no podía ser menos, ciertas dosis de acción que se mezclan con lo emocional para darle el equilibrio que necesita para ser taquillera sin ser una obra maestra.

* Todas las imágenes de este post han sido sacadas de las fuentes de imágenes de Internet